Declaración de

Los Carmelitas de la Provincia del Purísimo Corazón de María, en fidelidad a Jesucristo, viven en una postura profética y contemplativa de oración, vida común y servicio. Inspirados por Elías y María e informados por la Regla Carmelita, damos testimonio de una tradición de transformación espiritual de ocho siglos de antigüedad en los Estados Unidos, Canadá, Perú, México y El Salvador.

La primera frase de la Regla del Carmelo (fragmento más antiguo que existe)

Declaración de responsabilidad social

Los Carmelitas del Purísimo Corazón de María se solidarizan con la Doctrina Social Católica, que destaca la construcción de una sociedad más justa y la vivencia de la santidad.

El hermano Brent Alexis, O.Carm., visita a un indigente en Washington, DC.

Vivimos en lealtad y caminamos tras las huellas de Jesucristo mientras nos comprometemos con la dignidad de la persona humana respetando a las personas de todo género, raza, herencia étnica, credo, orientación sexual y recursos económicos. Los principios de la familia, la comunidad, la participación, la dignidad del trabajo, la opción por los pobres y el cuidado de la creación de Dios inspiran a nuestras comunidades y ministerios para enseñar siempre la verdad de nuestra historia y trabajar por la justicia y la paz.

En consecuencia, no apoyamos los sistemas injustos de racismo, sexismo, homofobia, xenofobia, tráfico de personas y esclavitud de cualquier tipo, y cualquier sistema injusto que no promueva la dignidad de la persona humana que es un verdadero regalo de Dios.

Que nuestro Dios, por la intercesión del profeta Elías y de María, la madre de Jesucristo, siga transformándonos al ser llamados a la conversión del corazón, de la mente, del cuerpo y del alma.

Objetivos de la Diputación Provincial

Centrarse en las vocaciones | Las nuevas vocaciones al Carmelo son la base de nuestro futuro provincial, por lo que nos comprometemos a:

  • Continuar con los esfuerzos pro-activos de las vocaciones en Perú, México y El Salvador, mientras se establecen nuevos ministerios en estas áreas.
  • Impulsar una campaña vocacional en Estados Unidos y Canadá con un equipo vocacional ampliado. Iniciaremos un estudio exhaustivo de nuestros esfuerzos actuales en materia de vocaciones y formación para comprender mejor y responder más eficazmente a nuestra realidad actual.
  • Organizar una nueva campaña de medios de comunicación para maximizar el potencial de los medios digitales y sociales. Todos nuestros esfuerzos de comunicación provincial tendrán en cuenta la prioridad de llegar a las vocaciones potenciales.
  • Establecer una nueva campaña de oración por las vocaciones provinciales para involucrar a los hombres de la Provincia, a las Monjas y Hermanas Carmelitas, a los Laicos Carmelitas, a los miembros de la Sociedad de la Pequeña Flor, y a los que sirven en nuestras parroquias, escuelas secundarias, centros de retiro y diversos ministerios en toda la Provincia.
  • Iniciar un programa de verano para los jóvenes de la escuela secundaria de nuestros diversos ministerios para promover el carisma carmelita y las futuras vocaciones potenciales.

Potenciar la integración fraterna de todos los carmelitas de nuestra provincia | Como los hombres de la Provincia PCM ejercen su ministerio en los Estados Unidos, Canadá, Perú, México y El Salvador, trabajaremos por la integración de todas las agrupaciones nacionales que forman nuestra identidad provincial. Por lo tanto, nos comprometemos a:

  • Ampliar la comunicación bilingüe en inglés y español en nuestra provincia.
  • Continuar con los estudios de idiomas y las experiencias internacionales dentro de nuestra Provincia para todos nuestros hombres, particularmente los de formación inicial, para promover un mayor entendimiento cultural y lingüístico.
  • Fomentar la participación de los carmelitas de toda nuestra Provincia en los capítulos provinciales, en las comisiones, en el Consejo Provincial, etc.
  • Proporcionar experiencias de prácticas pastorales en Estados Unidos y Canadá para nuestros hombres latinoamericanos en formación, y en Perú, México y El Salvador para nuestros hermanos estadounidenses y canadienses.
  • Proporcionar futuras asignaciones ministeriales en Estados Unidos y Canadá para nuestros hombres latinoamericanos y en Perú, México y El Salvador para nuestros hermanos estadounidenses y canadienses.

Revitalizar nuestra vida comunitaria | Reconocemos que el envejecimiento de la Provincia, el bajo número de vocaciones estadounidenses y canadienses, la retirada de los Provinciales de muchos de nuestros ministerios, el impacto de la crisis de los abusos sexuales y la diversidad de edades y orígenes culturales de los hombres de la Provincia han afectado a nuestra realidad comunitaria. Por lo tanto, nos comprometemos a:

  • Alimentar los principios básicos de nuestra hermandad carmelita: una vida de oración personal y comunitaria, la fidelidad a los votos de pobreza, castidad y obediencia, y el compromiso con la vida comunitaria.
  • Apoyar el papel del Prior en la promoción de las comidas comunitarias, los encuentros comunitarios, las jornadas de reflexión, la creación anual de un plan de vida comunitario y las cuestiones relativas al final de la vida.
  • Utilizar nuestros medios de comunicación para promover la información básica y el entendimiento más profundo entre los hermanos para que podamos conocernos mejor y permanecer conectados.
  • Adoptar un modelo de liderazgo de servicio con un verdadero espíritu de colaboración y comunicación abierta con los hombres de la Provincia, promoviendo al mismo tiempo el perdón cristiano, la reconciliación y la amabilidad básica de unos con otros.
  • Acompañar a los miembros enfermos, ancianos y moribundos de nuestra Provincia, y a todos aquellos en momentos de crisis personal, para que ningún hermano camine solo.
  • Abrir nuestras comunidades para compartir nuestra propia llamada al Carmelo con los potenciales buscadores de vocaciones.
  • Animar los encuentros comunitarios de nuestros hombres a nivel local, regional y provincial.

Promover la gestión ecológica | Somos muy conscientes de una serie de problemas medioambientales mundiales críticos, entre los que destacan el impacto inmediato del cambio climático y la disparidad en el consumo de recursos entre la familia de naciones. Por lo tanto, nos comprometemos a:

  • Educar a los hombres de nuestra provincia en cuestiones relacionadas con el cambio climático y sus causas.
  • Iniciar un debate comunitario sobre estas cuestiones ambientales urgentes en cada una de nuestras comunidades locales, desafiando primero a nuestros hombres a leer y discutir la carta pastoral del Papa Francisco, Laudato Si.
  • Determinar la huella de carbono de las instituciones y propiedades que posee o administra la provincia, con el objetivo de reducir la huella de carbono provincial hacia las emisiones netas cero, reduciendo así el consumo de energía basada en combustibles fósiles y avanzando hacia la energía sostenible.
  • Colaborar con Catholic Energies, la ONG carmelita y otras entidades carmelitas para lograr estos objetivos.

Promover la espiritualidad carmelita | La vida de cada carmelita está al servicio de nuestro carisma carmelita. Este carisma, plasmado por primera vez en la Regla de San Alberto, de 800 años de antigüedad, ha sido desarrollado y avanzado a lo largo de los siglos. Nuestra espiritualidad carmelita, expresada a través de los escritos de varios santos carmelitas y doctores de la Iglesia, es un gran regalo para la Iglesia universal. Por lo tanto, nos comprometemos a: 

  • Desarrollar la Cátedra de la Provincia Carmelita del Purísimo Corazón de María y los Centros de Estudios Carmelitas en la Universidad Católica de América.
  • Participar en el Consejo Asesor del Centro de Estudios Carmelitas para asegurar la adecuada dirección del Centro para el que fue creado.
  • Invitar a los carmelitas de todo el mundo a venir al Centro de Estudios Carmelitas de la Universidad Católica de América.
  • Animar a los hombres de la Provincia a participar en programas ofrecidos por diversas entidades carmelitas.
  • Desarrollo del Instituto de las Américas.
  • Lanzamiento de un nuevo sitio web para la Colección Carmelitana de Whitefriars Hall.